Parálisis Facial

Si has sufrido una Parálisis Facial, pide cita con la Dra Aránzazu Vázquez Doce, experta en este campo.

En Clínica Pozuelo podrás realizar el seguimiento médico así como la Rehabilitación de Fisioterapia si ésta fuera necesaria.

La Parálisis Facial es un trastorno caracterizado por la pérdida de movilidad de un lado de la cara, por la lesión del nervio responsable del movimiento de la musculatura facial, y tiene una incidencia entre 15 y 45 por cada 100.000 habitantes. 

 El 80% de las parálisis faciales son de origen desconocido y siguen un curso benigno, es decir, se recuperan en un periodo de 4 y 8 semanas sin secuelas. Sin embargo, en lesiones graves, se pueden producir secuelas severas e incapacitantes para el paciente, como dificultades para la expresión verbal, la comunicación gestual, alimentación, alteraciones del gusto o del equilibrio; es en estos casos, cuando el abordaje precoz y multidisciplinar mejora el pronóstico funcional.

 Una adecuada valoración confirmando el diagnóstico y valorando las pruebas complementarias determinará el pronóstico del proceso y el tiempo de recuperación. Se debe pautar el tratamiento farmacológico adecuado para cada momento evolutivo y cada paciente.

La Dra. Aránzazu Vázquez Doce, Doctora en Medicina y Cirugía y especialista en Medicina Física y Rehabilitación, tiene una amplia experiencia en este campo:

Magister en valoración de discapacidades. Autora de varios artículos relacionados con la toxina botulínica y parálisis facial. Profesora de cursos avanzados de infitracionesecoguiadas con toxina botulínica (2010-2016). Profesora de Escuela de Ecografía de la SERMEF. Facultativo especialista de área Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de La Princesa. Responsable de la consulta monográfica de rehabilitación de la Parálisis Facial Periférica.

 Es imprescindible la intervención de un fisioterapeuta con formación específica para corregir las alteraciones del movimiento aplicando las diversas técnicas específicas que han demostrado eficacia en la parálisis facial como la terapia mímica o el feed-back con espejo, trabajando la musculatura de forma analítica para así evitar crear mayores asimetrías por las reacciones asociadas que crean los grandes movimientos que, por la falta de especialización, muchas veces recomiendan a los pacientes (por ejemplo, se ha demostrado que las pautas de "hinchar globos" o "mascar chicle" son contraproducentes). La fisioterapeuta Patricia Ruiz de Ojeda trabaja en este Centro en equipo con la Dra. Vázquez Doce, para conseguir un abordaje multidisciplinar y realizar siempre el tratamiento correcto adaptado a cada caso.

En ocasiones el empleo de la toxina botulínica acelerará el proceso de recuperación y minimizará las secuelas. La infiltración de toxina botulínica que se realiza en la parálisis facial no tiene fines estéticos, sino mejorar la comunicación no verbal, devolver el tono muscular en el lado afecto y la expresión facial del paciente.